top of page

BLOG Ediciones Catay

«La novia del japonés y otros cuentos de Taiwán», de Iker Izquierdo

Reseña literaria

 

Todos los cuentos son ligeros, alados. [...] una lectura refrescante llena de giros y matices que la dotan de un singular encanto para toda clase de públicos.

 

Carlos Martínez Shaw, Real Academia de la Historia

Sevilla, 12 de marzo de 2023


Iker Izquierdo es un buen conocedor de Taiwán, país donde reside, donde ejerce de traductor y periodista, donde participa en la edición de la revista Encuentros en Catay y al que ha dedicado ya un libro anterior, Mientras tanto en Taiwán…Visiones hispánicas de Formosa. Ahora se ha inspirado en las vivencias acumuladas en sus diez años taiwaneses para, pasándose del testimonio a la ficción, ofrecernos un ramillete de diez cuentos en una cuidada edición a la que se accede por una insinuante y bella portada dibujada por Carlos Franco Peña.


Todos los cuentos son ligeros, alados. De manera especial brilla el primero de ellos, el titulado El señor Chen: un lector de Pla, que expone mediante una aproximación minimal a los hechos una entrañable historia de amistad y de comunicación intercultural entre dos personajes de distinta edad (el joven protagonista y el difunto señor Chen), para conducirnos hacia un final quizás adivinado pero no por ello menos dotado de una íntima poesía.

Todos los cuentos son ligeros, alados. De manera especial brilla el primero de ellos, el titulado El señor Chen: un lector de Pla [...]

También destaca el cuento que da título a la colección, La novia del japonés, una historia de amor fugaz, cuyo desarrollo no deja de inquietar ni un instante al lector, que intuye progresivamente que no habrá happy end para los enamorados con los que se ha encariñado durante la narración, pero que se siente captado por unas páginas llenas siempre de ternura y de lirismo.


En medio de estas dos cimas se insertan dos cuentos con presencia de la mafia. En ambos quizás lo más sugestivo sea el contraste entre la vida cotidiana de los protagonistas con sus pequeños anhelos y sueños diarios y la irrupción de la mafia con su brutalidad fría e insensible, mas en ambos casos con el final sorprendente que se espera de los buenos cuentos.

A continuación se nos cuentan las ilusiones de un viejo funcionario de la sección española del Ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwán que va a recibir un homenaje de sus antiguos compañeros. La evocación de su actual retiro madrileño (el Cine Capitol, el Corte Inglés, Galerías Preciados, las tabernas…) se evocan contra el telón de fondo de sus recuerdos de la Universidad Católica de Fujen o la Casa de Huéspedes frente a la puerta de Jingfu en Taipéi. Estos recuerdos le provocarán una punzante nostalgia (estimulante y dolorosa a la vez) que tendrá al final un inesperado contrapunto.

El desenlace, delicadamente pensado por el escritor, dejará un melancólico regusto en los lectores.

Muy original es la narración titulada Epístolas sobre la falsedad de la revolución, donde las largas cartas de la remitente, plagadas de elaboradas reflexiones políticas, tienen como destinatario a un «maestro Luis», aquejado de un cáncer terminal, al que todos los sesudos análisis van dejando cada vez más indiferente frente a la realidad agresiva de la quimioterapia, que acaba, como siempre, perdiendo la partida frente a la enfermedad. El desenlace, delicadamente pensado por el escritor, dejará un melancólico regusto en los lectores.


Los últimos cuentos están presididos por la fantasía, donde lo real y lo onírico se mezclan sin que el autor tenga que dar cuenta de esta irrupción de lo extraordinario en la vida cotidiana. El titulado La heroína matadragones del local de desayunos narra la ensoñación del español Manuel Joaquín, salvado del ataque de un dragón marino por una camarera dotada de superpoderes. Una camarera que en las dos esferas en que se mueve resulta siempre particularmente atractiva y desenvuelta.


En El hombre pez de Kaohsiung la aparición de un ser tan extraordinario da origen a toda clase de comentarios. Y así, escuchamos las divergentes opiniones de personajes tan distintos como un profesor de biología de la Universidad Nacional de Taiwán, un sabio taoísta y el obispo Pedro Ting. El lector tiene que decidirse entre las opciones que se le ofrecen antes de enfrentarse con la sorpresa final.

[...] su profundo conocimiento de Taiwán como algo vivido que ha marcado su particular sensibilidad: lugares, calles, edificios, colores, gastronomía, costumbres, idiosincrasia de sus habitantes.

En el titulado Un dolor infernal en las lumbares, el protagonista, un «viejo prematuro y cascarrabias» de 35 años, se convierte en el teniente primero del Batallón Borodin del Ejército Rojo de China, enfrentado, con la indispensable ayuda de las mujeres que conoce, a los ataques de los Estados Unidos Vampíricos. A partir de ahí, el lector puede hacer el esfuerzo de imaginarse el resto.

Finalmente, el último cuento nos aleja de los escenarios de las restantes narraciones para llevarnos al planeta Marte, donde uno de los expedicionarios destacados allí ha de organizar una búsqueda kafkiana para encontrar una pizca de pimienta blanca, indispensable para dar buen sabor a su sopa de rábanos. Las idas y venidas del protagonista constituyen el núcleo de la aventura, antes de ofrecer al lector un desenlace inesperado, como en todos los casos anteriores.


Sin embargo, lo dicho no da cuenta de todas las virtudes del conjunto de las ficciones desgranadas por el autor. Hay que señalar como un valor añadido su profundo conocimiento de Taiwán como algo vivido que ha marcado su particular sensibilidad: lugares, calles, edificios, colores, gastronomía, costumbres, idiosincrasia de sus habitantes. Y también el dominio de sus expresiones léxicas y hasta de su argot, como la utilización de la palabra mingzui (literalmente «bocas famosas») para significar un fenómeno que se da tanto en España como en Taiwán: los tertulianos que aparecen como «todólogos», es decir como expertos en todas las cuestiones del pasado y el presente, aunque para un observador imparcial sea patente todo lo contrario: su supina ignorancia. En fin, una lectura refrescante llena de giros y matices que la dotan de un singular encanto para toda clase de públicos.

 

Carlos Martínez Shaw es historiador, doctor honoris causa por la Universidad de Lleida y catedrático de Historia moderna en la Universidad de Santander, en la Universidad de Barcelona y en la UNED-Madrid. También pertenece a la Fundación de Estudios Taurinos de Sevilla (Real Maestranza de Caballería) y desde 2007 es académico de número (Medalla 32) en la Real Academia de la Historia, España.

Además, escribe en El País (Madrid) y en El Periódico de Catalunya (Barcelona) como crítico de literatura asiática. También fue asesor cinematográfico en «Colón» (Ridley Scott) y «Juana la Loca» (Vicente Aranda).

Sus más de doscientas publicaciones así como otros datos relativos a su persona pueden seguirse en la entrada correspondiente de la Wikipedia y la UNED.

 

Esta reseña aparecerá publicada este año 2023 en el número 36 de la longeva revista anual Encuentros en Catay.


151 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page